Hilos tensores

Los hilos tensores, también llamados hilos mágicos, hilos PDO (siglas en inglés de Polidioxanona) o hilos coreanos, son una tecnología relativamente reciente que consiste en introducir unos delgados hilos bajo la piel que tienen la capacidad de «tensar» la piel flácida de cara, cuello o cuerpo (por ejemplo, los glúteos, brazos o abdomen) de forma inmediata y sirven como un estímulo para que la piel produzca nuevo colágeno y con esto mejorar la flacidez de forma progresiva.

Durante el proceso normal de envejecimiento los tejidos de la cara «descienden» como consecuencia de la perdida de sostén de las fibras de colágeno. La piel disminuye su producción de colágeno a partir de los 30 años siendo que después de los 50 tenemos menos de la mitad del colágeno que durante los a los veintes. Además de esto, hay cambios en los huesos de la cara que pierden su densidad y en la distribución de la grasa facial lo cual genera la pérdida del «ovalo facial» con aparición de las llamadas «líneas de marioneta» y surcos nasogenianos pronunciados.

¿Cómo funcionan?

Con el fin de mejorar estos signos de la edad de una forma no invasiva (sin cirugía), se desarrollaron técnicas que buscaban «tensar» la piel introduciendo suturas o hilos que normalmente se usaban para suturar heridas de la piel. Estos fueron los primeros hilos, llamados «hilos aptos» (también hilos rusos).

hilos tensores

Este proceso proporciona un rejuvenecimiento continuo y progresivo de los tejidos donde se colocan. Ayudan a estimular la creación de colágeno, por lo que notarán una mejora gradual en el tono y la firmeza de la piel. Mientras que los hilos que están en su lugar, la respuesta de curación del cuerpo se activa constantemente, ya que la manera natural del reaccionar del cuerpo es tratar de expulsar las suturas. Esto se debe a que el cuerpo esta biológicamente programado a reaccionar cuando hay un objeto extraño en él.

Debido a que los hilos se colocan debajo de la piel y su tamaño tan pequeño, no notarán que esto sucede debajo de la piel y ni siquiera podrán sentir la presencia de las suturas, como sucede con los hilos quirúrgicos normales.

Con el tiempo se desarrollaron los hilos PDO o de Polidioxanona que se usan en cirugías cardiacas, son totalmente biocompatibles y reabsorbibles por nuestro cuerpo al paso de unos meses. Biocompatible significa que no generan ninguna reacción de rechazo. También hay hilos de otros materiales como Acido Polilactico (Silhouette Soft) y Policaprolactona. Todos son reabsorbibles y tienen la ventaja de estimular la formación de colágeno en la piel durante el lapso que se reabsorben.

Cuando se usan con fines estéticos, estos hilos tienen la particularidad de tener pequeñas «espículas» o «conos» (según la marca, se les llama hilos espiculados) que se abren y se anclan dentro de la piel permitiendo una mejor tensión de los tejidos y evitando que se migren o muevan de lugar. Los hilos lisos o no espiculados sirven para tratar arrugas finas y su aplicación es en forma de malla bajo la piel.

¿Cuáles son las ventajas de tener un tratamiento con hilos tensores?

Para la mayoría de los pacientes, la principal ventaja de tener un estiramiento con este tipo de hilos es el tiempo de recuperación. Por lo general es más reducido que mediante otros métodos de estiramiento de la piel, no requiere de sedación para su aplicación y los pacientes podrán irse a casa en mismo día del procedimiento.

Otra ventaja es el proceso de recuperación que es relativamente más fácil. Cuando se realizan los estiramientos con estos hilos se utiliza anestesia local, en lugar de general, por lo que pueden regresar a sus actividades cotidianas con un mínimo de restricciones. Si bien algunos pacientes experimentarán un poco de dolor, enrojecimiento e hinchazón después del procedimiento y, por lo tanto, desean tomarse el resto del día libre, la mayoría puede volver a trabajar de inmediato. Raramente se necesitan medicamentos fuertes para el dolor después de levantar un hilo, lo que facilita a los pacientes volver a su rutina normal.

Solamente deberán tomar algunas precauciones menores durante la curación, como no frotar la zona donde se colocaron los hilos durante el baño u otras actividades, aplicar crema hidratante, su médico les recomendará la adecuada, y evitar exponerse directamente al sol sin el uso de bloqueadores y protección adecuada.

Los hilos tensores son de bajo riesgo, debido a lo poco invasivos que son. Razón por la que prácticamente no hay riesgo de cicatrices, hematomas severos, sangrado u otras complicaciones. En ocasiones, se pueden presentar hematomas, pero suelen desaparecer por sí solos después de unos días; también, en raras ocasiones, se puede experimentar irritación, infecciones (sobre todo si no hay un adecuado cuidado postquirúrgico) o que las suturas se vuelvan visibles debajo de la piel. En estos casos, las suturas se pueden retirar, esperar a que sane la zona y volver a realizar el procedimiento.

Para poder disfrutar de todas estas ventajas, los candidatos ideales para el estiramiento mediante hilos tensores deben cubrir ciertas características, como tener entre 30 y 50 años, no tener problemas de salud crónicos (hipertensión, diabetes, entre otros), no tener una reacción alérgica a la anestesia y asegúrese de hablar con su médico acerca de si un estiramiento de hilo puede ser adecuado para ustedes.

En Bouclier Clínica Dermatológica, una dermatóloga experta en este procedimiento te evalúa personalmente y decide el mejor plan de tratamiento con hilos tensores, la cantidad a usar y que áreas se trataran.

Nosotros te ofrecemos las mejores marcas de hilos tensores:

  • HILOS PDO (polidioxanona) 100% hechos en Corea
  • HILOS SILHOUETTE SOFT (ácido poliláctico) hechos en USA.

El procedimiento se realiza con anestesia local, en aproximadamente 30 minutos. Los resultados son visibles al momento y mejoran después de 30 días por la formación de nuevo colágeno.

La recuperación va de 4 a 7 días, pueden quedar pequeños moretones en las áreas de inserción de los hilos y una ligera inflamación que cede en 48 horas.

Las recomendaciones posteriores al tratamiento son evitar hacer ejercicio físico por 4 a 7 días, no tomar el sol, bebe alcohol o tabaco. El paciente puede reincorporarse a sus actividades diarias en 24 a 48 horas. E incluso utilizar sus productos de cuidado facial incluyendo maquillaje y protector solar.

Los hilos tensores son una técnica segura para tratar la flacidez leve a moderada, recuperar el ovalo facial y armonía del rostro, logrando disminución de los pómulos caídos, surcos nasogenianos y de marioneta. Pueden también aplicarse para prevenir estas condiciones cuando apenas hay signos incipientes de flacidez. Agende una cita en nuestra clínica en Boca del Río al (229) 108 7016, en Minatitlán al (922) 131 9149 y en Coatzacoalcos al (921) 214 9435.

Open chat
¡Hola¡

¿En qué podemos ayudarte

phone